I.E.

La inteligencia socio-emocional es la capacidad que nos permite reconocer, expresar y gestionar las emociones propias, así como empatizar y manifestar habilidades sociales en relación con los demás. Las competencias emocionales son las más difíciles de adquirir, se necesitan años de entrenamiento.

Lo primero que necesitamos aprender es conocer y saber identificar las emociones propias, si somos conscientes de nuestro mundo emocional comprenderemos mejor los sentimientos de nuestros hijos y estudiantes, es esencial conocer nuestras emociones para ser conscientes de nuestras necesidades personales. No existen emociones buenas o malas, su función es informarnos acerca de nuestro estado emocional y como mejorarlo. Muchos ocultamos nuestros sentimientos y evitamos situaciones que nos pueden provocar ira o dolor, es lo que se denomina represión.